Ampliato
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: del lat., significa: “Ampliado”.

Amado hermano cristiano de la congregación de Roma a quien el apóstol Pablo envía saludos. (Ro 16:8.)

Arpaksad - (Arfaxad)
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: ------.

Hijo de Sem. Nació dos años después del Diluvio, esto es, sobre 2368 a. E.C., y murió cuatrocientos treinta y ocho años más tarde. Fue antepasado del pueblo hebreo a través de su nieto Éber. (Gé 10:22, 24; 11:10-13; 1Cr 1:17-27.) Se dice que era el padre de Selah, aunque según la genealogía de Lucas (3:35, 36), fue su abuelo, pues se incluye a Cainán entre estos dos personajes; para tener más detalles, véase CAINÁN núm. 2. (Gé 10:24; 11:12; 1Cr 1:24.)

Cainán
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: ------.

1. Cainán, Hijo de Enós; antepasado de la madre terrestre de Jesús.
2. Cainán, figura como hijo de Arpaksad en la genealogía de Jesús.

1. Cainán - (Quenán), Hijo de Enós; antepasado de la madre terrestre de Jesús. (Lu 3:37.) Parece ser que a Cainán se le llama Quenán en Génesis 5:9-14 y 1 Crónicas 1:2.

2. Cainán, Personaje que figura como hijo de Arpaksad en la genealogía de Jesús que registra Lucas. (Lu 3:36.) El nombre Cainán aparece en listas genealógicas de copias de la Septuaginta griega, como el Manuscrito Alejandrino del siglo V E.C. (Gé 10:24; 11:12, 13; 1Cr 1:18, pero no 1Cr 1:24), aunque no se halla en los manuscritos hebreos existentes de las Escrituras Hebreas. El nombre Cainán también falta en Lucas 3:36 en dos manuscritos bíblicos: el Papiro Bodmer 14, 15, de c. 200 E.C., y el Códice de Beza, del siglo V E.C. Esta omisión armoniza con el texto masorético de Génesis 10:24; 11:12, 15 y 1 Crónicas 1:18, según el cual Selah, no Cainán, era el hijo de Arpaksad.

Canaán - (Cananeo)
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: Tierra de Comercio; Tierra del Mercader.

1. Canaán, El cuarto en la lista de los hijos de Cam y nieto de Noé. (Gé 9:18; 10:6; 1Cr 1:8.) Fue el progenitor de once tribus que con el tiempo poblaron la región del Mediterráneo oriental, entre Egipto y Siria, por lo que a esta se la llegó a llamar “la tierra de Canaán”. (Gé 10:15-19; 1Cr 16:18; véase núm. 2.)

Después del incidente relacionado con la embriaguez de Noé, Canaán llegó a estar bajo la maldición profética de este, según la cual con el tiempo sería esclavo tanto de Sem como de Jafet. (Gé 9:20-27.) Ya que el registro solo menciona que “Cam el padre de Canaán vio la desnudez de su padre y se puso a informarlo a sus dos hermanos afuera”, surge la pregunta de por qué fue Canaán y no Cam el objeto de la maldición. Una nota al pie de la página de la traducción Nácar Colunga, edición de 1947, hace el siguiente comentario sobre el versículo 24: “La bendición de Sem es indudable y directamente mesiánica; la de Jafet lo es indirectamente. La maldición recae no sobre Cam, sino sobre Canán, su hijo. La razón de esto podría ser que fuera Canán el autor del desacato a que parece referirse el hagiógrafo al decir: ‘Despierto Noé, supo lo que con él había hecho el más pequeño de sus hijos’, que ciertamente no era Cam, el segundo de los tres”. De manera similar, una publicación judía, The Pentateuch and Haftorahs, dice que la breve narración “se refiere a algún acto abominable en el que Canaán parece haber estado implicado” (edición de J. H. Hertz, Londres, 1972, pág. 34), y después de indicar que la palabra hebrea que se traduce “hijo” en el versículo 24 puede significar “nieto”, esta obra expone: “La referencia probablemente sea a Canaán”. The Soncino Chumash también señala que hay quien cree que Canaán “gratificó un deseo perverso en [Noé]”, y que la expresión “hijo menor” se refiere a Canaán, que era el hijo menor de Cam (edición de A. Cohen, Londres, 1956, pág. 47).

Debe entenderse que estos puntos de vista son conjeturales, pues el registro bíblico no da los detalles del incidente. Sin embargo, el que de repente se introduzca a Canaán en la narración antes de relatar la embriaguez de Noé (Gé 9:18), y el que el registro se refiera a Cam como “el padre de Canaán” (Gé 9:22), parecen pruebas claras de que Canaán estuvo implicado de algún modo. Es razonable concluir que la expresión “vio la desnudez de su padre” indique algún abuso o perversión por parte de Canaán, pues la mayoría de las veces que la Biblia habla de ‘poner al descubierto’ o ‘ver la desnudez’ de otra persona se refiere al incesto u otros pecados sexuales. (Le 18:6-19; 20:17.) Así, es posible que Canaán cometiera, o intentara cometer, algún acto deshonesto con Noé mientras este estaba inconsciente, y que Cam, teniendo conocimiento de ello, no lo impidiera o no disciplinara a su hijo. Tampoco hizo nada para cubrir la desnudez de su padre, limitándose tan solo a darlo a conocer a sus hermanos.

También debe tenerse en cuenta el elemento profético de la maldición. No hay prueba que indique que Canaán mismo llegara a ser esclavo de Sem o Jafet en el transcurso de su vida. Pero como fue Dios quien inspiró la maldición que Noé pronunció, y Él nunca expresa desaprobación sin causa justificada, es probable que ya se hubiera visto en Canaán algún rasgo claramente corrupto, quizás de naturaleza lasciva, y que Jehová hubiera previsto con su presciencia el mal efecto que esta característica tendría con el tiempo en sus descendientes. En el caso de Caín, un caso anterior, Jehová había notado una mala actitud de corazón y le había advertido del peligro de que lo venciera el pecado (Gé 4:3-7); Dios también había discernido la irreformable inclinación hacia la iniquidad de la mayor parte de la población antediluviana, lo que justificaba su destrucción. (Gé 6:5.) La prueba más obvia de la justicia de la maldición pronunciada sobre Canaán se ve más tarde en la historia de sus descendientes, una historia sórdida de inmoralidad y depravación, como lo testifica tanto la historia bíblica como la extrabíblica. La maldición de Canaán vio su cumplimiento unos ocho siglos después que se pronunció, cuando los israelitas de origen semítico subyugaron a los descendientes de Canaán y, más tarde, cuando estos llegaron a estar bajo la dominación de las potencias jaféticas de Medo-Persia, Grecia y Roma.

2. Canaán - (Cananeo), El nombre Canaán también aplica a la raza que descendió del hijo de Cam y a la tierra donde residía. Canaán es el nombre antiguo de la parte de Palestina situada al O. del río Jordán (Nú 33:51; 35:10, 14), aunque algún tiempo antes de la conquista israelita, los amorreos de Canaán invadieron la tierra que está al E. del Jordán. (Nú 21:13, 26.)

Límites e historia primitiva.

La descripción más antigua de los límites de Canaán indica que esta tierra se extendía desde Sidón, al N., hasta Guerar, cerca de Gaza, al SO., y hasta Sodoma y las ciudades vecinas, al SE. (Gé 10:19.) Sin embargo, parece ser que en el tiempo de Abrahán, a Sodoma y a las otras “ciudades del Distrito” no se las consideraba parte de la tierra de Canaán propiamente dicha (Gé 13:12), como tampoco a los territorios posteriores de Edom y Moab, que habitaban descendientes de Abrahán y Lot. (Gé 36:6-8; Éx 15:15.) El territorio de Canaán tal y como se prometió a la nación de Israel se delimita con mayor detalle en Números 34:2-12. Empezaba al N. de Sidón y se extendía hacia el S. hasta “el valle torrencial de Egipto” y Qadés-barnea. Los filisteos, que no eran cananeos (Gé 10:13, 14), habían ocupado la región costera que estaba al S. de la llanura de Sarón, pero antes a esta también se la había ‘considerado’ tierra cananea. (Jos 13:3.) Otras tribus, como los quenitas (una de cuyas familias se relaciona más tarde con Madián; Nú 10:29; Jue 1:16) y los amalequitas (descendientes de Esaú; Gé 36:12), también se habían asentado en este territorio. (Gé 15:18-21; Nú 14:45.)

La Biblia no especifica si los descendientes de Canaán emigraron a esta tierra y se afincaron en ella después de la división de Babel (Gé 11:9), o si primero acompañaron al grupo principal de camitas a África y desde allí pasaron a la región de Palestina. De cualquier modo, para 1943 a. E.C., cuando Abrahán dejó Harán, en Padán-aram, y se dirigió a esta tierra, los cananeos ya se habían establecido en ella, y Abrahán tuvo ciertos tratos con amorreos e hititas. (Gé 11:31; 12:5, 6; 13:7; 14:13; 23:2-20.) Jehová repitió a Abrahán la promesa de que su descendencia heredaría esa tierra y le dijo que fuera “de un sitio a otro en la tierra por su largo y por su ancho”. (Gé 12:7; 13:14-17; 15:7, 13-21; 17:8.) Sobre la base de esta promesa y por respeto a la maldición que Dios había pronunciado, Abrahán se preocupó de que su hijo no se casara con una cananea. (Gé 24:1-4.)

La relativa facilidad con la que Abrahán y, más tarde, Isaac y Jacob viajaron por esta región con sus grandes manadas y rebaños muestra que aún no estaba densamente poblada. (Compárese con Gé 34:21.) Las investigaciones arqueológicas también dan prueba de que en aquel tiempo la población era bastante escasa y de que la mayoría de las ciudades se asentaban a lo largo de la costa mediterránea, en la región del mar Muerto, el valle del Jordán y la llanura de Jezreel. W. F. Albright dice que en la primera parte del II milenio a. E.C. prácticamente no había ninguna población sedentaria en la región montañosa de Palestina, lo que corrobora la tradición bíblica, según la cual los patriarcas vagaron por los amplios espacios de las colinas de la Palestina central y las tierras secas del S. (Archaeology of Palestine and the Bible, 1933, págs. 131-133.) Para ese tiempo, Canaán aún debía estar bajo la influencia y dominio elamita (y, por lo tanto, semita), como lo indica el registro de Génesis 14:1-7.

Algunas de las ciudades en cuyos aledaños acamparon Abrahán, Isaac y Jacob fueron Siquem (Gé 12:6), Betel y Hai (Gé 12:8), Hebrón (Gé 13:18), Guerar (Gé 20:1) y Beer-seba (Gé 22:19). Aunque no parece que los cananeos mostraron gran animosidad a los patriarcas hebreos, el factor principal por el que se vieron libres de ataques fue la protección divina. (Sl 105:12-15.) Así, después que los hijos de Jacob asaltaron la ciudad hevea de Siquem, “el terror de Dios” llegó a estar sobre las ciudades vecinas, “de modo que no corrieron tras los hijos de Jacob”. (Gé 33:18; 34:2; 35:5.)

La historia muestra que Canaán estuvo sometida a Egipto por unos dos siglos antes de la conquista israelita. Unos mensajes, conocidos como las Cartas de el-Amarna, enviados por ciertos gobernantes vasallos de Siria y Palestina a los faraones Amenhotep III y Akhenatón, presentan un cuadro de considerable disensión e intriga política en la región durante ese período. Para cuando Israel llegó a su frontera (1473 a. E.C.), Canaán era una tierra de numerosas ciudades-estados o pequeños reinos que de algún modo estaban relacionados por lazos tribales. Los espías que habían explorado la tierra casi cuarenta años antes habían hallado que era muy productiva y que sus ciudades estaban bien fortificadas. (Nú 13:21-29; compárese con Dt 9:1; Ne 9:25.)

Distribución de las tribus de Canaán.

Parece ser que la principal de las once tribus cananeas (Gé 10:15-19) era la de los amorreos. Además de haber conquistado Basán y Galaad, al E. del Jordán, las referencias a los amorreos muestran que eran poderosos tanto en el N. como en el S. de la región montañosa de Canaán. (Jos 10:5; 11:3; 13:4.) A los amorreos quizás los seguían en poder los hititas. Esta tribu se hallaba en tiempos de Abrahán en la zona S., Hebrón y sus alrededores (Gé 23:19, 20), pero parece que más tarde se ubicaron sobre todo en las regiones del N., en dirección a Siria. (Jos 1:4; Jue 1:23-26; 1Re 10:29.)

De las otras tribus, las que se mencionan con mayor frecuencia durante la conquista son las de los jebuseos, los heveos y los guirgaseos. Los jebuseos habitaban la región montañosa de los alrededores de Jerusalén. (Nú 13:29; Jos 18:16, 28.) Los heveos estaban diseminados desde Gabaón, al S. (Jos 9:3, 7), hasta la base del monte Hermón, al N. (Jos 11:3.) No se especifica qué territorio ocupaban los guirgaseos.

Las seis tribus restantes —los sidonios, los arvadeos, los hamateos, los arqueos, los sineos y los zemareos— bien pueden incluirse en el término global “cananeos”, usado con frecuencia con los nombres específicos de otras tribus; también es posible que la expresión “cananeos” se use sencillamente para referirse a ciudades o grupos de población cananea mixta. (Éx 23:23; 34:11; Dt 7:1; Nú 13:29.) Parece ser que esas seis tribus estaban asentadas al N. de la región que los israelitas conquistaron al principio y no se las menciona específicamente en el relato de la conquista.

Israel conquista Canaán.

En el segundo año después del éxodo, los israelitas intentaron entrar en Canaán por el S., pero como carecían del apoyo divino, los cananeos y sus aliados amalequitas los derrotaron. (Nú 14:42-45.) Hacia el fin de los cuarenta años de vagar por el desierto, Israel de nuevo avanzó hacia la tierra de Canaán. El rey de Arad atacó a los israelitas en el Négueb, pero esta vez las fuerzas cananeas fueron derrotadas y destruidas sus ciudades. (Nú 21:1-3.) Después de esta victoria, los israelitas no iniciaron la invasión por el S., sino que dieron un rodeo para penetrar por el E. Esto los enfrentó a los reinos amorreos de Sehón y Og, pero la derrota de estos reyes dejó todo Basán y Galaad bajo control israelita. Tan solo en Basán había sesenta ciudades “con muro alto, puertas y barras”. (Nú 21:21-35; Dt 2:263:10.) La derrota de estos reyes poderosos debilitó a los reinos cananeos del O. del Jordán, y el que después la nación israelita cruzara milagrosamente a pie enjuto el Jordán hizo que los corazones de los cananeos ‘empezaran a derretirse’. De manera que los cananeos no atacaron el campamento israelita de Guilgal durante el período en que muchos de los varones israelitas se recuperaban de la circuncisión ni tampoco durante la posterior celebración de la Pascua. (Jos 2:9-11; 5:1-11.)

Los israelitas tenían en Guilgal una buena base desde la que continuar la conquista de la tierra, pues entonces disponían de suficiente agua en el Jordán y podían conseguir suministros de alimento de la región conquistada al E. del río. Su primer objetivo fue la cercana ciudad fronteriza de Jericó, bien cerrada a causa de los israelitas, pero cuyos poderosos muros cayeron por el poder de Jehová. (Jos 6:1-21.) Más tarde, las fuerzas invasoras subieron unos mil metros, hasta la región montañosa del N. de Jerusalén, y, después de sufrir una derrota, capturaron Hai y la quemaron. (Jos 7:1-5; 8:18-28.) Ante la amenaza israelita, los reinos cananeos de todo el país formaron una importante coalición para repeler el ataque, aunque ciertas ciudades heveas buscaron la paz con Israel valiéndose de un subterfugio. Para los demás reinos cananeos, esta secesión de Gabaón y otras tres ciudades vecinas fue un acto de traición que ponía en peligro la unidad de toda la ‘liga cananea’, por lo que cinco reyes cananeos se aliaron para luchar contra Gabaón; no obstante, las tropas israelitas bajo el mando de Josué marcharon toda la noche para salvar la ciudad asediada. La derrota de los cinco reyes agresores estuvo acompañada de una precipitación milagrosa de enormes piedras de granizo, y fue en esa ocasión cuando Dios hizo que se retrasara la puesta del Sol. (Jos 9:17, 24, 25; 10:1-27.)

Las fuerzas victoriosas israelitas invadieron luego toda la mitad meridional de Canaán (con excepción de las llanuras de Filistea), conquistando ciudades de la Sefelá, la región montañosa y el Négueb, y más tarde volvieron a su campamento base de Guilgal, junto al Jordán. (Jos 10:28-43.) A continuación, los cananeos de la mitad septentrional, bajo el mando del rey de Hazor, concentraron sus tropas y carros de guerra, y reunieron sus fuerzas en las aguas de Merom, al N. del mar de Galilea. Sin embargo, el ejército de Josué atacó por sorpresa a la confederación cananea y la puso en fuga, tras lo cual pasó a capturar sus ciudades hasta Baal-gad, al N., al pie del monte Hermón. (Jos 11:1-20.) Parece ser que la campaña duró bastante tiempo y fue seguida por otra acción ofensiva en la región montañosa del S., esta vez contra los gigantescos anaquim y sus ciudades. (Jos 11:21, 22.)

Para entonces habían pasado unos seis años desde el comienzo de los enfrentamientos. Se había realizado la mayor parte de la conquista de Canaán y se había doblegado la fuerza de las tribus cananeas, lo que hacía posible que se empezara a distribuir la tierra entre las tribus israelitas. Sin embargo, todavía quedaban por subyugar varias regiones, algunas importantes, como el territorio de los filisteos, quienes, aunque no eran cananeos, habían usurpado parte de la Tierra Prometida a los israelitas: el territorio de los guesuritas (compárese con 1Sa 27:8), el territorio que iba desde los alrededores de Sidón hasta Guebal (Biblos) y toda la región del Líbano. (Jos 13:2-6.) Por otra parte, había focos de resistencia diseminados por todo el país, algunos de los cuales más tarde sofocaron las tribus de Israel que heredaron aquella tierra. A otros no se les conquistó y a algunos se les obligó a realizar trabajos forzados para los israelitas. (Jos 15:13-17; Jos 16:10; 17:11-13, 16-18; Jue 1:17-21, 27-36.)

Aunque muchos cananeos sobrevivieron a la conquista y no fueron subyugados, aún podía decirse que ‘Jehová había dado a Israel toda la tierra que había jurado dar a sus antepasados’, que les había dado “descanso todo en derredor” y que no había fallado “ni una promesa de toda la buena promesa que Jehová había hecho a la casa de Israel; todo se [había realizado]”. (Jos 21:43-45.) El temor había hecho presa de todos los pueblos vecinos y enemigos de los israelitas, por lo que no supusieron una amenaza verdadera a su seguridad. Dios había dicho con anterioridad que expulsaría a los cananeos “poco a poco” para que no se multiplicaran las bestias salvajes en una tierra desolada súbitamente. (Éx 23:29, 30; Dt 7:22.) A pesar de que los cananeos disponían de un armamento superior, como carros de guerra con hoces de hierro, no se puede decir que Jehová falló con respecto a su promesa porque en algunas ocasiones los israelitas fueron derrotados. (Jos 17:16-18; Jue 4:13.) Más bien, el registro bíblico muestra que las pocas derrotas que sufrieron los israelitas se debieron a su infidelidad. (Nú 14:44, 45; Jos 7:1-12.)

¿Por qué decretó Jehová el exterminio de los cananeos?

El registro histórico muestra que las poblaciones de las ciudades cananeas que conquistaron los israelitas fueron destruidas por completo. (Nú 21:1-3, 34, 35; Jos 6:20, 21; 8:21-27; 10:26-40; 11:10-14.) Por este motivo algunos críticos han acusado a las Escrituras Hebreas o “Antiguo Testamento” de estar imbuidas de un espíritu de crueldad y matanza desenfrenada. No obstante, la cuestión es si se reconoce o no la soberanía de Dios sobre toda la Tierra y sus habitantes. Mediante un pacto juramentado, había entregado el derecho de tenencia de la tierra de Canaán a la ‘descendencia de Abrahán’. (Gé 12:5-7; 15:17-21; compárese con Dt 32:8; Hch 17:26.) No obstante, Dios se proponía más que solo desahuciar o desposeer a los habitantes de aquella tierra. Él tiene el derecho de actuar como “Juez de toda la tierra” (Gé 18:25) y decretar la sentencia de pena capital sobre los que, según Él, lo merezcan, como también de hacer cumplir la ejecución de tal sentencia por los medios que desee emplear.

Las condiciones que habían llegado a existir entre los cananeos para el tiempo de la conquista israelita prueban fuera de toda duda la justicia de la maldición profética de Dios sobre Canaán. Jehová había permitido que pasaran cuatrocientos años desde el tiempo de Abrahán para que ‘quedase completo el error de los amorreos’. (Gé 15:16.) El hecho de que las esposas hititas de Esaú fuesen una “fuente de amargura de espíritu para Isaac y Rebeca” hasta el punto de que esta había ‘llegado a aborrecer su vida a causa de ellas’, ciertamente es una prueba de la maldad que ya manifestaban los cananeos. (Gé 26:34, 35; 27:46.) En los siglos siguientes, la tierra de Canaán llegó a estar saturada de prácticas detestables de idolatría, inmoralidad y derramamiento de sangre. La religión cananea era degradada en extremo, sus “columnas sagradas” posiblemente eran emblemas fálicos y en muchos de los ritos que practicaban en los “lugares altos” se entregaban a la lujuria y a otras formas de depravación. (Éx 23:24; 34:12, 13; Nú 33:52; Dt 7:5.) El incesto, la sodomía y la bestialidad formaban parte de ‘la manera de obrar de la tierra de Canaán’; estas prácticas hicieron inmunda la tierra, por cuyo error era inevitable que se ‘vomitara a sus habitantes’. (Le 18:2-25.) La magia, la hechicería, el espiritismo y el sacrificio de los hijos en el fuego eran algunas de las prácticas detestables cananeas. (Dt 18:9-12.)

Baal era la deidad más importante que adoraban los cananeos. (Jue 2:12, 13; compárese con Jue 6:25-32; 1Re 16:30-32.) Un texto egipcio representa a las diosas cananeas Astoret (Jue 2:13; Jue 10:6; 1Sa 7:3, 4), Aserá y Anat como diosas madre y, a la vez, prostitutas sagradas, que, paradójicamente, no perdían su virginidad (literalmente, “las grandes diosas que conciben, pero no dan a luz”). Su adoración al parecer siempre incluía la prostitución en los templos. Las diosas no solo simbolizaban la lujuria, sino también la guerra y la violencia sádica. Por ello, en el Poema de Baal hallado en Ugarit se dice que la diosa Anat realizó una gran matanza y luego se adornó con las cabezas de los muertos y colgó de su cinto las manos de estos, mientras se bañaba gozosamente en su sangre. Las figurillas de la diosa Astoret descubiertas en Palestina la representan desnuda y con los órganos sexuales groseramente exagerados. El arqueólogo W. F. Albright hace la siguiente observación sobre su adoración fálica: “En su peor momento, [...] el aspecto erótico de su culto debe haberse sumido en profundidades extremadamente sórdidas de degradación social”. (Archaeology and the Religion of Israel, 1968, págs. 76, 77; véanse Astoret; BAAL núm. 4.)

Además de otras prácticas degradantes, también se hacían sacrificios de niños. Según Merrill F. Unger, “las excavaciones realizadas en Palestina han puesto al descubierto montones de cenizas y restos de esqueletos infantiles en cementerios situados cerca de altares paganos, lo que indica lo extendida que estaba esta práctica cruel y abominable”. (Archaeology and the Old Testament, 1964, pág. 279.) La obra Compendio Manual de la Biblia (de Henry H. Halley, 1985, pág. 157) dice: “Los cananeos, pues, adoraban cometiendo excesos inmorales en presencia de sus dioses, y luego asesinando a sus hijos primogénitos como sacrificio a estos mismos dioses. Parece que en gran parte, la tierra de Canaán había llegado a ser una especie de Sodoma y Gomorra en escala nacional. [...] ¿Tenía derecho a seguir viviendo una civilización de semejante inmundicia y brutalidad? [...] Los arqueólogos que cavan en las ruinas de las ciudades cananeas se preguntan por qué Dios no las destruyó mucho antes”. (GRABADO. vol. 1, pág. 739.)

En algunas ocasiones Jehová ha ejercido su derecho soberano de ejecutar la sentencia de muerte sobre gente inicua: en el diluvio global tal sentencia incluyó a casi toda la población humana, aniquiló el entero distrito de las ciudades de Sodoma y Gomorra debido al ‘clamor de queja acerca de ellas y su gravísimo pecado’ (Gé 18:20; 19:13), destruyó las fuerzas militares de Faraón en el mar Rojo y hasta exterminó las casas de Coré y otros rebeldes israelitas. En estos casos, Dios utilizó fuerzas naturales para llevar a cabo la destrucción; sin embargo, en el caso de Canaán asignó a los israelitas el deber sagrado de ser los ejecutores principales de su decreto divino, guiados por su mensajero angélico y respaldados por su fuerza todopoderosa. (Éx 23:20-23, 27, 28; Dt 9:3, 4; 20:15-18; Jos 10:42.) Por otra parte, para los cananeos los resultados fueron exactamente los mismos que si Dios los hubiera destruido mediante algún fenómeno natural, como un diluvio, un fuego o un terremoto, y el hecho de que fuesen agentes humanos los que dieran muerte a los pueblos condenados, por muy desagradable que pudiera parecer su misión, no altera la justicia de esa acción ordenada por Dios. (Jer 48:10.) Al usar a los israelitas como instrumento humano para luchar contra “siete naciones más populosas y más fuertes” que ellos, se enalteció el poder de Jehová y se demostró su divinidad. (Dt 7:1; Le 25:38.)

Los cananeos no ignoraban las muchas pruebas de que Israel era el pueblo de Dios y el instrumento que Él había escogido. (Jos 2:9-21, 24; 9:24-27.) Sin embargo, con la excepción de Rahab, su familia y las ciudades de los gabaonitas, no hubo quien buscara misericordia ni se valiera de la oportunidad de huir. Todos los que fueron exterminados habían decidido endurecerse rebeldemente contra Jehová. Él no los obligó a someterse y rendirse ante su voluntad expresada, sino, más bien, “[dejó] que se les pusiera terco el corazón, para que declararan guerra contra Israel, a fin de que él los diera por entero a la destrucción, para que no llegaran a recibir consideración favorable, sino para que los aniquilara” al ejecutar su juicio contra ellos. (Jos 11:19, 20.)

Con sabiduría, Josué “no quitó una palabra de todo lo que Jehová había mandado a Moisés” en cuanto a la destrucción de los cananeos. (Jos 11:15.) Sin embargo, la nación israelita no siguió su buena dirección y no eliminó por completo lo que contaminaba la tierra. Se toleró la presencia de los cananeos, presencia que afectó a Israel y que con el tiempo sin duda provocó más muertes (sin mencionar la violencia, inmoralidad e idolatría) que las que se hubieran producido si el decreto de exterminio de todos los cananeos se hubiera efectuado con fidelidad. (Nú 33:55, 56; Jue 2:1-3, 11-23; Sl 106:34-43.) Jehová había advertido a los israelitas que Su justicia y Sus juicios no serían parciales, de modo que si se relacionaban con los cananeos, se casaban con ellos, aceptaban su religión y adoptaban costumbres religiosas y prácticas degeneradas, no podrían evitar recibir la misma sentencia de aniquilación y también serían ‘vomitados de la tierra’. (Éx 23:32, 33; 34:12-17; Le 18:26-30; Dt 7:2-5, 25, 26.)

Jueces 3:1, 2 dice que Jehová permitió que algunas de las naciones cananeas permaneciesen “para probar a Israel mediante ellas, es decir, a cuantos no habían tenido la experiencia de pasar por ninguna de las guerras de Canaán; fue solamente para que las generaciones de los hijos de Israel tuvieran la experiencia, para enseñarles la guerra, es decir, solo a aquellos que antes de eso no habían experimentado tales cosas”. Esta declaración no está en contradicción con los versículos anteriores (Jue 2:20-22), que dicen que Jehová permitió que estas naciones se quedaran debido a la infidelidad de los israelitas y para ‘probar a Israel mediante ellas, para ver si serían personas que guardaran el camino de Jehová’. Por el contrario, muestra que debido a la permanencia de algunas naciones cananeas, las generaciones posteriores de israelitas tendrían la oportunidad de demostrar obediencia a los mandamientos de Dios con respecto a los cananeos, poniendo a prueba su fe hasta el punto de arriesgar la vida guerreando contra ellos.

En vista de lo antedicho, se hace patente que el punto de vista de algunos críticos sobre la incompatibilidad de la destrucción de los cananeos con el espíritu de las Escrituras Griegas Cristianas no armoniza con los hechos, como también demuestra un examen de los siguientes textos: Mateo 3:7-12; 22:1-7; 23:33; 25:41-46; Marcos 12:1-9; Lucas 19:14, 27; Romanos 1:18-32; 2 Tesalonicenses 1:6-9; 2:3; Revelación 19:11-21.

Historia posterior.

Después de la conquista, los cananeos y los israelitas con el tiempo lograron una coexistencia relativamente pacífica, aunque en detrimento de Israel. (Jue 3:5, 6; compárese con Jue 19:11-14.) Unos tras otros, los gobernantes sirios, moabitas y filisteos consiguieron dominar por un tiempo a los israelitas, pero los cananeos no estuvieron en posición de subyugar a Israel durante veinte años hasta el tiempo de Jabín, llamado “el rey de Canaán”. (Jue 4:2, 3.) Después que Barac infligió una derrota definitiva a Jabín, las amenazas a Israel procedieron sobre todo de pueblos no cananeos, como los madianitas, los ammonitas y los filisteos. Del mismo modo, la única tribu cananea que se menciona brevemente durante el tiempo de Samuel son los amorreos. (1Sa 7:14.) El rey David expulsó a los jebuseos de Jerusalén (2Sa 5:6-9), pero sus mayores campañas se dirigieron contra los filisteos, los ammonitas, los moabitas, los edomitas, los amalequitas y los sirios. Así se ve que los cananeos, aunque todavía poseían ciudades y ocupaban tierras en el territorio de Israel (2Sa 24:7, 16-18), habían dejado de ser una amenaza militar. David incluso tuvo dos guerreros hititas en sus fuerzas de combate. (1Sa 26:6; 2Sa 23:39.)

Durante su gobernación, Salomón sometió a trabajos forzados a los que quedaban de las tribus cananeas (1Re 9:20, 21), y llegó con sus obras de construcción incluso hasta la ciudad cananea de Hamat, situada muy al N. (2Cr 8:4.) Sin embargo, más tarde las esposas cananeas contribuyeron a la caída de Salomón, a que su heredero perdiera gran parte del reino y a la corrupción religiosa de la nación. (1Re 11:1, 13, 31-33.) Desde el reinado de Salomón (1037-998 a. E.C.) hasta el de Jehoram de Israel (c. 917-905 a. E.C.), al parecer solo la tribu de los hititas siguió siendo importante y gozando de poder militar, aunque debió estar situada al N. de Israel, cerca de la frontera siria o ya dentro de territorio sirio. (1Re 10:29; 2Re 7:6.)

Los matrimonios con cananeas siguieron constituyendo un problema para los israelitas después del exilio babilonio (Esd 9:1, 2), pero parece ser que los reinos cananeos, incluso los hititas, se habían desintegrado ante las agresiones de Siria, Asiria y Babilonia. El término “Canaán” llegó a referirse sobre todo a Fenicia, como en la profecía de Isaías sobre Tiro (Isa 23:1,, 11, nota) y en el caso de la mujer “fenicia” (literalmente, cananea [gr. kja·na·nái·a]) de la región de Tiro y Sidón que se dirigió a Jesús. (Mt 15:22, nota; compárese con Mr 7:26.)

Importancia comercial y geopolítica.

El territorio de Canaán conectaba Egipto con Asia y, en particular, con Mesopotamia. Aunque básicamente la economía del país era agrícola, también se practicaba el comercio. Las ciudades portuarias de Tiro y Sidón, por ejemplo, se convirtieron en importantes centros comerciales, con flotas que se hicieron famosas por todo el mundo conocido de aquel entonces. (Compárese con Eze 27.) Por este motivo, ya en tiempo de Job la palabra “cananeo” llegó a ser sinónima de ‘comerciante’ o ‘mercader’, y así es como se traduce. (Job 41:6, NM; Sof 1:11, NC; obsérvese también la referencia a Babilonia como “la tierra de Canaán” en Eze 17:4, 12.) Canaán ocupaba un lugar muy estratégico en la Media Luna Fértil y fue el objetivo de los grandes imperios de Mesopotamia, Asia Menor y África, que intentaban controlar los pasos militares y el tráfico comercial por sus confines. De este modo, el que Dios situara a su pueblo escogido en esta tierra con toda seguridad atraería la atención de las naciones y tendría efectos de largo alcance; en sentido geográfico, y en especial en sentido religioso, se podía decir que los israelitas moraban “en el centro de la tierra”. (Eze 38:12.)

Idioma.

Aunque el registro bíblico muestra con claridad que los cananeos eran de origen camítico, la mayoría de las obras de referencia les atribuyen un origen semita. Esto se debe a la creencia de que hablaban un idioma semítico, creencia basada en la gran cantidad de textos encontrados en Ras Shamra (Ugarit) escritos en un lenguaje o dialecto semita, siendo los más antiguos posiblemente del siglo XIV a. E.C. Sin embargo, parece ser que Ugarit no estaba dentro de los límites bíblicos de Canaán. Un artículo de A. F. Rainey en The Biblical Archaeologist (1965, pág. 105) dice que sobre la base étnica, política y, probablemente, lingüística, “ahora es una clara equivocación llamar ciudad ‘cananea’ a Ugarit”. Además, presenta otras pruebas que muestran que “Ugarit y la tierra de Canaán eran entidades políticas separadas y distintas”. De modo que las susodichas tablillas no proveen ninguna pauta clara para determinar qué lenguaje hablaban los cananeos.

Muchas de las tablillas de el-Amarna halladas en Egipto proceden de ciudades de Canaán, y estas tablillas, que son anteriores a la conquista israelita, están escritas sobre todo en babilonio cuneiforme, un lenguaje semítico. No obstante, este era el lenguaje diplomático de todo el Oriente Medio en aquel tiempo, usado incluso para escribir a la corte egipcia. Es de particular interés notar que The Interpreter’s Dictionary of the Bible (edición de G. A. Buttrick, 1962, vol. 1, pág. 495) dice que “las Cartas de el-Amarna contienen indicios de que en Palestina y Siria se asentaron elementos étnicos no semitas desde fechas bastante tempranas, pues varias de estas cartas muestran una notable influencia de lenguas no semitas” (cursivas nuestras). En definitiva, aún hay incertidumbre en cuanto a cuál era el lenguaje original que hablaban los primeros habitantes de Canaán.

Es cierto, no obstante, que el relato bíblico mismo parece mostrar que Abrahán y sus descendientes podían comunicarse con los habitantes de Canaán sin necesidad de intérpretes, y también puede notarse que, aunque se usan algunos nombres geográficos no semitas, la mayoría de las ciudades y los pueblos que conquistaron los israelitas ya tenían nombres semitas. Por otra parte, a los reyes filisteos del tiempo de Abrahán, y probablemente también a los del tiempo de David, se les llamaba “Abimélec” (Gé 20:2; 21:32; Sl 34, encab.), un nombre, o título, totalmente semita, y nunca se ha alegado que los filisteos fueran una raza semita. Así que lo que posiblemente sucedió es que las tribus cananeas cambiaron su lenguaje camítico original a una lengua semítica en los siglos posteriores a la confusión de las lenguas en Babel. (Gé 11:8, 9.) Esto pudo suceder debido a la relación que tuvieron con los pueblos de habla aramea de Siria durante el período de dominación mesopotámica o por otras razones desconocidas en la actualidad. Un cambio como este no sería mayor que el que sufrieron otros pueblos de la antigüedad, como el persa, que aunque pertenecía a la familia indoeuropea (jafética), más tarde adoptó tanto el lenguaje arameo semítico como su escritura.

“El lenguaje de Canaán” al que se hace referencia en Isaías 19:18 sería para entonces (siglo VIII a. E.C.) el hebreo, el idioma principal que se hablaba en la zona.

La conquista de la Tierra Prometida - (sgd-Secc.8-Pg.28)
La ocupación de la Tierra Prometida - (sgd-Secc.10-Pg.42)

Eldad
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: posiblemente: Dios Ha Amado.

Uno de los setenta ancianos escogidos por Moisés para ayudarle a llevar la carga del pueblo. Debido a la murmuración de la muchedumbre mixta y los israelitas acerca del maná y la falta de carne para comer, Moisés le dijo a Jehová que la carga era demasiado pesada para él solo. Por lo tanto, Jehová le dio instrucciones para que escogiese a setenta ancianos y los llevase a la tienda de reunión; sin embargo, dos de estos ancianos, Eldad y Medad, no fueron a la tienda de reunión, sino que, sin duda por alguna causa justificada, permanecieron en el campamento. A continuación, Jehová procedió a tomar parte del espíritu que estaba sobre Moisés y a colocarlo sobre los ancianos, después de lo cual estos empezaron a profetizar. El espíritu también se derramó sobre Eldad y Medad, y se pusieron a actuar como profetas en el campamento. Cuando se informó a Moisés de este incidente, Josué, celoso por su caudillo, solicitó que los detuviese, a lo que Moisés replicó: “No, ¡quisiera yo que todo el pueblo de Jehová fueran profetas, porque Jehová pondría su espíritu sobre ellos!”. (Nú 11:13-29.)

Eubulo
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: probablemente: Buen Consejo.

Hermano cristiano que se hallaba en Roma cuando Pablo fue encarcelado por última vez y que envió saludos a Timoteo. (2Ti 4:21.)

Guehazí
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: Servidor del profeta Eliseo.

Cuando Eliseo se preguntaba qué podría hacerse a favor de una mujer sunamita que había sido hospitalaria, Guehazí le recordó a su amo que esta mujer no tenía hijos y que su esposo era viejo. De acuerdo con esto, Eliseo le dijo que sería recompensada con un hijo. Años más tarde, ese hijo recibido milagrosamente enfermó y murió. Por consiguiente, la sunamita fue cabalgando al monte Carmelo para ver a Eliseo y se asió de sus pies. Al ver esto, Guehazí trató de echarla de allí, pero Eliseo le dijo que la dejase. Después que ella terminó de hablar, Eliseo en seguida envió a Guehazí delante de ellos a donde estaba el muchacho, mientras él y la mujer le seguían. Aún iban en camino, cuando Guehazí, ya de regreso, los halló y les informó que aunque había colocado el báculo de Eliseo sobre el rostro del muchacho, ‘el muchacho no había despertado’. No obstante, poco después de llegar, Eliseo resucitó al hijo de la sunamita. (2Re 4:12-37.)

Más adelante, Eliseo le recomendó a la sunamita que ella y su familia se fuesen a residir como forasteros dondequiera que pudiesen, pues tenía que venir un hambre que duraría siete años. Después del hambre, ella regresó de Filistea a Israel y suplicó al rey que se le devolviese su casa y su campo. Sucedió que en ese momento Guehazí le estaba relatando al rey cómo Eliseo había resucitado al hijo de esta mujer. Cuando el rey oyó el propio relato de la sunamita acerca del incidente, dijo que se le devolviesen todas las cosas, incluso todo lo que había producido su campo durante su ausencia. (2Re 8:1-6.)

El afán de lucro fue la perdición de Guehazí. Así ocurrió en el caso de la curación de Naamán el sirio. Aunque Eliseo había rehusado aceptar un presente de Naamán por haberle curado de la lepra (2Re 5:14-16), Guehazí deseaba un regalo y razonó que lo más normal era aceptarlo. Por lo tanto, corrió tras Naamán y en el nombre de Eliseo le solicitó un talento de plata (unos 6.606 dólares [E.U.A.]) y dos mudas de ropa, so pretexto de que eran para dos jóvenes de los hijos de los profetas que acababan de llegar de la región montañosa de Efraín. Con gusto Naamán le dio, no solo uno, sino dos talentos de plata, así como las dos mudas de ropa, e hizo que dos de sus servidores le llevasen el regalo a Guehazí. En Ofel, Guehazí tomó el regalo de manos de los servidores, los despidió, depositó el regalo en su casa y se presentó con las manos vacías delante de Eliseo, e incluso negó que hubiese ido a alguna parte cuando se le preguntó: “¿De dónde vienes, Guehazí?”. Como resultado, fue herido de lepra. Así pues, la codicia y el engaño le costaron el privilegio de continuar siendo el servidor de Eliseo, además de pasar la lepra a su prole. (2Re 5:20-27.)

De padres a hijos: Perdió todo por codicioso - (20120901-Pg.30)

Guersom
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: Residente Forastero Allí.

1. Guersom - (Guersón), Primero en la lista de los hijos de Leví, el hijo de Jacob.
2. Guersom, Hijo primogénito de Moisés y Ziporá, nacido en Madián.
3. Guersom, Cabeza de la casa paterna de Finehás que regresó de Babilonia.

1. Guersom - (Guersón), Primero en la lista de los hijos de Leví, el hijo de Jacob. Fue padre de Libní y Simeí. (1Cr 6:16, 17, 20, 43, 62, 71.) También se le llama Guersón. (Gé 46:11; Éx 6:16, 17; Nú 3:17, 18; 1Cr 6:1; 23:6.)

2. Guersom, Hijo primogénito de Moisés y Ziporá, nacido en Madián. (Éx 2:21, 22; 1Cr 23:14-16.) Jetró, el suegro de Moisés, fue al encuentro de este en el desierto llevando consigo a Ziporá, la esposa de Moisés, y a sus dos hijos, Guersom y Eliezer. (Éx 18:2-4.) Un descendiente de Guersom, Jonatán, ofició ilícitamente como sacerdote al servicio de los danitas, pues aunque era levita, no pertenecía a la familia de Aarón. (Jue 18:30.)

3. Guersom, Cabeza de la casa paterna de Finehás que regresó de Babilonia junto con Esdras. (Esd 8:1, 2.)

Héber
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: Compañero.

1. Héber, Hijo de Berías y nieto de Aser.
2. Héber, Esposo quenita de Jael.
3. Héber, Hombre de la tribu de Judá y “padre de Socó”.
4. Héber, Descendiente de Elpaal.

1. Héber, Hijo de Berías y nieto de Aser; cabeza ancestral de los heberitas. (Gé 46:17; Nú 26:45; 1Cr 7:30-32.)

2. Héber, Esposo quenita de Jael (la mujer que dio muerte a Sísara, el jefe del ejército de Jabín) y descendiente de Hobab, “de quien Moisés fue yerno”. Al parecer, Héber se había separado de los demás quenitas y mantenía relaciones pacíficas con Jabín, el rey de Hazor. (Jue 4:11, 17, 21; 5:24.)

3. Héber, Hombre de la tribu de Judá y “padre de Socó”. (1Cr 4:1, 18.)

4. Héber, Descendiente de Elpaal; cabeza de una casa paterna de la tribu de Benjamín. (1Cr 8:1, 17, 18, 28.)

Itiel
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: probablemente: Conmigo Está Dios.

1. Itiel, Uno de los oyentes de los dichos de Agur.
1. Itiel, Benjamita cuyo descendiente vivió en Jerusalén en el tiempo de Nehemías.

1. Itiel, Uno de los oyentes de los dichos de Agur, según el capítulo 30 de Proverbios; posiblemente, un hijo o discípulo suyo. (Pr 30:1.)

2. Itiel, hijo de Jesayá, benjamita cuyo descendiente vivió en Jerusalén en el tiempo de Nehemías. (Ne 11:4, 7.)

Lino
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: ------.

Cristiano de Roma que Pablo menciona cuando envía saludos a Timoteo. (2Ti 4:21.) Ireneo (nacido c. 130 E.C.) y otros historiadores posteriores relacionaron a este Lino con uno de los superintendentes de Roma del mismo nombre, pero esta relación solo tiene el respaldo de la tradición.

Lot
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: ------.

Sobrino de Abrahán (Abrán), hijo de su hermano Harán y nieto de Taré. (Gé 11:27.)

Harán, el padre de Lot, murió en Ur de los caldeos. Por lo tanto, Lot salió de Ur con su abuelo Taré y sus tíos Abrán y Sarai. Más tarde, Taré murió en Harán. (Gé 11:28, 31, 32.) Luego Lot viajó a Canaán con Abrán y Sarai, después los acompañó a Egipto y también salió con ellos de ese país. (Gé 12:4, 5; 13:1.) Debido a que las posesiones de Lot y Abrán habían aumentado notablemente, cuando regresaron a Canaán la tierra no podía sostenerlos a todos. Además, surgieron riñas entre sus manaderos. (Gé 13:5-7.) Como Abrán no deseaba que esta situación continuase, sugirió que se separaran, y le dio a su sobrino la oportunidad de escoger su tierra. Lot seleccionó una zona bien regada, todo el distrito del bajo Jordán. Trasladó su campamento al E. y finalmente asentó su tienda cerca de Sodoma. (Gé 13:8-12.) Pero Lot no se volvió como los habitantes de Sodoma. Demostró ser un “hombre justo” que “por lo que veía y oía mientras moraba entre ellos de día en día, atormentaba su alma justa a causa de los hechos desaforados de ellos”. (2Pe 2:8.)

Cuando cuatro reyes invasores confederados derrotaron a cinco reyes locales, incluido el rey de Sodoma, los vencedores saquearon la ciudad y tomaron cautivo a Lot. Una vez que Abrán se enteró del apuro de Lot, “juntó en formación militar” a 318 esclavos, derrotó a los captores, recuperó todos los bienes y rescató a Lot. (Gé 14:1-16.)

Visitado por ángeles.

Más tarde, Lot extendió hospitalidad a dos ángeles que le visitaron justo antes de la destrucción de Sodoma. Pero los hombres de la ciudad rodearon su casa y pidieron que les sacase a los visitantes con propósitos inmorales. Lot intentó proteger a sus invitados incluso hasta el punto de ofrecer a la chusma a sus dos hijas vírgenes. La chusma enfurecida se echó sobre Lot, pero sus visitantes angélicos lo introdujeron en la casa e hirieron con ceguera a los malvados habitantes de Sodoma. (Gé 19:1-11.)

Librado de Sodoma.

Luego los ángeles le informaron a Lot que el clamor contra los habitantes de Sodoma se había hecho fuerte delante de Jehová y que a ellos se les había enviado para destruir la ciudad. Tal como se le mandó, Lot advirtió a los que iban a ser sus yernos (compárese con Gé 19:8, 14), pero ellos no prestaron atención a sus palabras. (Gé 19:12-14.) Al amanecer, los dos ángeles le instaron a que se marchase de inmediato y que se diese prisa, y asieron las manos de Lot, su esposa y sus dos hijas. Los ángeles aceptaron la solicitud de Lot y le permitieron huir a la cercana ciudad de Zóar. Cuando Lot llegó allí, Jehová trajo una destrucción ardiente sobre Sodoma y Gomorra. Sin embargo, la esposa de Lot (cuyo nombre no se menciona en las Escrituras) desobedeció y “empezó a mirar alrededor desde detrás de él”, pues quizás anhelaba las cosas que había dejado. Debido a ello, “se convirtió en columna de sal”. (Gé 19:15-26.)

Más tarde, Lot salió de Zóar y empezó a morar en una cueva de una región montañosa. Como los que iban a ser yernos de Lot habían muerto en Sodoma, sus dos hijas no tenían cónyuge, de modo que hicieron que su padre tuviera relaciones sexuales con ellas inconscientemente mientras estaba borracho. Lo hicieron con el fin de conservar prole para su padre. Como resultado, cada una tuvo un hijo, de los que descendieron los moabitas y los ammonitas. (Gé 19:30-38, Ref.; Dt 2:9, 19.)

Una advertencia.

La autenticidad del relato bíblico concerniente a Lot está atestiguada por Jesucristo. Él dijo que “en los días del Hijo del hombre”,± o durante su presencia, las circunstancias serían semejantes a las de los días de Lot, cuando las personas comían, bebían, compraban, vendían, plantaban y edificaban con total indiferencia, hasta que llovió fuego y azufre del cielo y las destruyó a todas. Cristo también dijo que en ese tiempo futuro las personas no deberían volver a las cosas de atrás, y para mostrar las terribles consecuencias de hacerlo, citó un impresionante ejemplo: “Acuérdense de la esposa de Lot”. (Lu 17:26-32.)

¿Es posible complacer a Dios? - (1-7-2015-Pg.12)
La mujer de Lot miró atras - (my-Cap.15-Pg.39)
Lot y su Familia - Historia Bíblica Ilustrada - (Génesis 19)
Lot y sus hijas llegaron a salvo a la ciudad de Zóar - (cl-Cap.12-Pg.122-Foto)
No mire “a las cosas de atrás” - (20130615-Pg.25)

Madai
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: ------.

Tercer hijo de Jafet mencionado por nombre. (Gé 10:2; 1Cr 1:5.) Se cree que fue el progenitor de los medos. Debido a ello, en todas las demás ocasiones en las que aparece en la Biblia el término hebreo Madai, se traduce “medos”, o “Media”, como en 2 Reyes 17:6; 18:11; Ester 1:3; Isaías 13:17; 21:2, y otros textos. A los medos también se les llamaba madaia en el idioma asirio-babilonio (acadio) y mada en persa antiguo. En algún período de su historia, los medos se establecieron en la meseta iraní, principalmente entre las cordilleras de Elburz, al S. del mar Caspio, y Zagros, hacia el E. de Asiria. El nombre Irán proviene de la palabra arya (en español, “arios”), un término que se emplea para referirse a los descendientes de Jafet.

Malco
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: de una raíz hebrea que significa: “rey”.

El esclavo del sumo sacerdote que acompañó a Judas Iscariote y a la muchedumbre a Getsemaní, donde Cristo fue detenido. Pedro le cortó la oreja derecha con una espada (Jn 18:10; Mt 26:51; Mr 14:47), pero Jesús se la curó de manera milagrosa. (Lu 22:50, 51.) Un pariente de Malco, también esclavo del sumo sacerdote Caifás, reconoció más tarde a Pedro, lo que llevó a que este negara por tercera vez a Cristo. (Jn 18:26, 27.)

Medad
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: ------.

Uno de los 70 ancianos elegidos para ayudar a Moisés durante el viaje de Israel por el desierto. Aunque Medad y Eldad no fueron a la tienda de reunión con los demás, “se contaban entre los anotados”. Por lo tanto, cuando Jehová quitó parte del espíritu que estaba sobre Moisés y lo colocó sobre cada uno de los 70 ancianos, Medad y Eldad también lo recibieron y empezaron a portarse como profetas en el campamento. (Nú 11:16, 17, 24-26.) Aunque Josué quería que se les detuviese, Moisés le dijo: “¿Sientes celos por mí? No, ¡quisiera yo que todo el pueblo de Jehová fueran profetas, porque Jehová pondría su espíritu sobre ellos!”. (Nú 11:27-29.)

Nabot
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: ------.

Jezreelita propietario de una viña que fue víctima de un maligno complot de la reina Jezabel. La viña que Nabot tenía en Jezreel se podía ver desde el palacio del rey Acab. Nabot rechazó la oferta que le hizo Acab de comprarle la viña o cambiársela por otra mejor en otro lugar, porque Jehová había prohibido vender a perpetuidad las herencias familiares. (1Re 21:1-4; Le 25:23-28.) Sin embargo, la reina Jezabel, esposa de Acab, consiguió dos testigos que acusaran falsamente a Nabot de blasfemar contra Dios y contra el rey. Como resultado, se dio muerte a Nabot y a sus hijos (2Re 9:26), lo que permitió que Acab tomara posesión de la viña. Debido a este asesinato, Elías predijo que los perros no solo se comerían a Jezabel, sino que también lamerían la sangre de Acab en el mismo lugar que lamieron la de Nabot. Además, le dijo a Acab que su descendencia también sería cortada (1Re 21:5-23), declaraciones divinas que se cumplieron. (1Re 22:34, 38; 2Re 9:21, 24-26, 35, 36; 10:1-11.)

Acab - [El asesinato de Nabot y sus consecuencias.]
¿Cómo entendemos hoy la historia de Nabot? - (20150315-Pg.10-§11-Foto)

Nebuzaradán
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: del babilonio, significa: “Nebo Ha Dado Descendencia”.

Jefe de la guardia de corps y figura principal de las fuerzas de Nabucodonosor durante la destrucción de Jerusalén en el año 607 a. E.C. No parece que Nebuzaradán estuviese presente durante el sitio inicial y la toma de Jerusalén, puesto que fue aproximadamente un mes más tarde cuando “llegó a Jerusalén”, después que se hizo comparecer a Sedequías ante Nabucodonosor y se le cegó. (2Re 25:2-8; Jer 39:2, 3; 52:6-11.)

Nebuzaradán dirigió las operaciones babilonias para destruir Jerusalén desde el exterior de la ciudad, unas operaciones que comenzaron el “séptimo día del mes” quinto (Ab) y que incluyeron saquear los tesoros del templo, destruir el muro, encargarse de los cautivos y permitir que se quedaran algunos de los de condición humilde. (2Re 25:8-20; Jer 39:8-10; 43:5, 6; 52:12-26.) Tres días más tarde, en el día décimo del mes, parece que Nebuzaradán “entró en Jerusalén”, y después de una inspección, prendió fuego a la casa de Jehová y redujo la ciudad a cenizas. (Jer 52:12, 13.) Josefo comenta que en el mismo día en que se quemó el templo de Salomón —el décimo del quinto mes—, siglos más tarde (en 70 E.C.) se prendió fuego al templo reedificado por Herodes. (La Guerra de los Judíos, libro VI, cap. IV, secs. 5, 8;)

En cumplimiento de las órdenes de Nabucodonosor, Nebuzaradán puso en libertad a Jeremías y amablemente le dejó escoger lo que quería hacer. Hasta se ofreció para cuidar de él y le facilitó algunas provisiones. Nebuzaradán también actuó en nombre del rey de Babilonia cuando nombró a Guedalías gobernador de los que quedaron. (2Re 25:22; Jer 39:11-14; 40:1-7; 41:10.) Aproximadamente cinco años más tarde, en 602 a. E.C., Nebuzaradán llevó a otros judíos al exilio, posiblemente los que habían huido a los territorios circundantes. (Jer 52:30.)

Nemrod - (Nimrud)
(Heb.: ma·rádh “rebelarse”; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: tal vez signifique “Rebelémonos”.

Hijo de Cus y bisnieto de Noé. (1Cr 1:10.) Los escritos rabínicos derivan el nombre Nimrod del verbo hebreo ma·rádh, que significa “rebelarse”, por lo que el Talmud de Babilonia (Eruvín 53a) dice: “Entonces, ¿por qué se le llamó Nemrod? Porque incitó al mundo entero a rebelarse (himrid) contra Su soberanía [la de Dios]”. (Encyclopedia of Biblical Interpretation, de Menahem M. Kasher, vol. 2, 1955, pág. 79.)

Varias autoridades comparten la opinión de que Nemrod no es como se llamó a este personaje al nacer. En lugar de eso, creen que se trata de un apelativo que se le dio más tarde de modo que encajara con el carácter rebelde que después manifestó.

Nemrod fue el fundador y rey del primer imperio que llegó a existir después del Diluvio. Se distinguió como poderoso cazador “delante de” (en un sentido desfavorable; en heb. lif·néh; “en contra” o “en oposición a”; compárese con Nú 16:2; 1Cr 14:8; 2Cr 14:10) o “enfrente de” Jehová. (Gé 10:9, nota.) Aunque en este caso algunos doctos atribuyen un sentido favorable a la preposición hebrea que significa “enfrente de”, los targumes judíos, los escritos del historiador Josefo y también el contexto del capítulo 10 de Génesis indican que Nemrod era un poderoso cazador opuesto a Jehová.

En un principio, el reino de Nemrod fueron las ciudades de Babel, Erec, Akkad y Calné, todas ellas en la tierra de Sinar. (Gé 10:10.) Por lo tanto, la edificación de Babel y su torre probablemente empezó bajo su dirección. Esta conclusión también concuerda con el punto de vista tradicional judío. Josefo escribió: “[Nebrodes (Nemrod)] paulatinamente convirtió el gobierno en una tiranía, viendo que la única forma de quitar a los hombres el temor a Dios era [...] atarlos cada vez más a su propia dominación. Afirmó que si Dios se proponía ahogar al mundo de nuevo, haría construir una torre tan alta que las aguas jamás la alcanzarían, y al mismo tiempo se vengaría de Dios por haber aniquilado a sus antepasados. La multitud estuvo dispuesta a seguir los dictados de Nebrodes [Nemrod] y a considerar una cobardía someterse a Dios. Y levantaron la torre [...] más rápido de lo que sería de esperar”. (Antigüedades Judías, libro I, cap. IV, secs. 2, 3.)

Parece ser que después de la construcción de la Torre de Babel, Nemrod extendió su dominio al territorio de Asiria, y allí edificó a “Nínive y a Rehobot-Ir y a Cálah y a Resen entre Nínive y Cálah: esta es la gran ciudad”. (Gé 10:11, 12; compárese con Miq 5:6.) Ya que Asiria debió recibir su nombre de Asur, el hijo de Sem, Nemrod, nieto de Cam, invadió el territorio semita. Por lo tanto, parece que Nemrod fue el primero que se hizo un poderoso o héroe, no solo como cazador de animales, sino también como guerrero u hombre agresivo. (Gé 10:8.) La Cyclopædia de M’Clintock y Strong, dice a este respecto: “La expresión ‘poderoso cazador’ no parece limitarse a la caza, como puede verse por el hecho de que se relacione con la construcción de ocho ciudades. [...] Lo que Nemrod hizo como cazador no fue más que una muestra de lo que haría como conquistador, pues la caza y el heroísmo estuvieron desde antiguo especial y naturalmente relacionados [...]. En los monumentos asirios se representan muchas hazañas de caza, y la palabra misma se empleó con frecuencia para referirse a las campañas militares. [...] La caza y la guerra, que en el mismo país estuvieron posteriormente muy relacionadas, pueden prácticamente relacionarse o identificarse aquí. Por consiguiente, la expresión significaría que Nemrod fue el primero que fundó un reino después del Diluvio, con el objeto de unir los fragmentos de gobierno patriarcal esparcido y consolidarlos bajo su liderazgo como único jefe y amo, todo en abierto desafío a Jehová, pues se trataba de una violenta intrusión del poder camítico en territorio semítico” (1894, vol. 7, pág. 109).

¿Quién era Nemrod, y qué plan fracasó en sus días? - (20130215-Pg.7-§19,20)

Potifar
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: del egipcio, forma abreviada de Potifera.
Definición / Significado: ------.

Oficial de la corte egipcia y jefe de la guardia de corps de Faraón. Fue amo de José durante un tiempo y, según parece, era un hombre rico. (Gé 37:36; 39:4.) Potifar compró a José a unos mercaderes viajeros madianitas, y al observar que era un buen siervo, con el tiempo lo nombró sobre todo lo que tenía en la casa y en el campo, y Jehová bendijo todo lo suyo debido a José. (Gé 37:36; 39:1-6.)

La esposa de Potifar no le era tan fiel como su siervo José. Repetidas veces trató de seducir a José, y un día, cuando ninguno de los hombres de la casa estaba cerca, se agarró a él, pero José no cedió, sino que huyó. Cuando Potifar regresó a casa, escuchó las falsas acusaciones de su frustrada esposa. Encolerizado, hizo que lo encerrasen en prisión. (Gé 39:7-20.)

Parece que esta prisión guardaba alguna relación con la casa de Potifar, o por lo menos estaba bajo su jurisdicción como “jefe de la guardia de corps”. El registro dice que el jefe de los coperos y el jefe de los panaderos de Faraón fueron arrojados en esa misma casa de encierro, “la cárcel de la casa del jefe de la guardia de corps”, “la cárcel de la casa [del] amo [de José]”. (Gé 39:1; 40:1-7.) Sin embargo, no parece muy probable que Potifar fuese el “oficial principal de la casa de encierro” que “entregó en la mano de José a todos los presos que estaban en la casa de encierro”. (Gé 39:21-23.) Este oficial probablemente era un subordinado de Potifar.

El título de “oficial de la corte”, que ostentaba Potifar, se ha traducido de la palabra hebrea sa·rís, que significa “eunuco”, pero tiene el significado más amplio de chambelán, cortesano u oficial de confianza del trono. El “oficial de la corte [sa·rís] que tenía los hombres de guerra a su mando” durante la caída de Jerusalén en 607 a. E.C. era sin duda un alto funcionario del gobierno, y no una persona castrada privada de su masculinidad. (2Re 25:19.) De igual manera, Potifar era guerrero y jefe de la guardia de corps, además de ser un hombre casado, hechos que indican que no era un eunuco en el sentido usual de la palabra.

Pudente
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: del lat., significa: “Púdico”.

Compañero de Pablo al final de la vida del apóstol. Envió saludos a Timoteo. (2Ti 4:21.)

Taré
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: posiblemente, del babilonio, significa: “Íbice”.

1. Taré, Padre de Abrahán, y octava generación desde Sem.
2. Taré, Uno de los lugares donde acampó Israel en el desierto.

1. Taré, Padre de Abrahán, y octava generación desde Sem. (Lu 3:34; Gé 11:10-24; 1Cr 1:24-26.) Mediante sus hijos Abrahán, Nacor y Harán, fue antepasado de muchas tribus. (Gé 11:27; 22:20-24; 25:1-4, 13-15; 1Cr 1:28-42; 2:1, 2.) Tuvo sus primeros hijos a los setenta años. A Abrahán se le menciona en primer lugar, pero parece que se debió a que fue el más conocido de los hijos de Taré, pero no el primogénito. Cuando Taré murió, a los doscientos cinco años, Abrahán solo tenía setenta y cinco, de modo que su padre tenía ciento treinta años cuando él nació. (Gé 11:26, 32; 12:4.) Sara era medio hermana de Abrahán, posiblemente hija de otra esposa de Taré. (Gé 20:12.) Es muy probable que el primogénito de Taré fuese Harán, cuya hija tenía suficiente edad como para casarse con Nacor, otro hijo de Taré. (Gé 11:29.)

Taré vivía en Ur de los caldeos y allí crió a su familia. (Gé 11:28.) Según Josué 24:2, en un tiempo adoraba a otros dioses aparte de Jehová, quizás al dios-luna Sin, la deidad predilecta de Ur. Sin embargo, cuando Jehová llamó a Abrahán para que partiese de Ur, Taré, como cabeza de familia, también fue a Harán, donde vivieron todos hasta después que él murió, aproximadamente en el año 1943 a. E.C. (Gé 11:31, 32; Hch 7:2-4.)

2. Taré, Uno de los lugares donde acampó Israel en el desierto; se desconoce su ubicación. (Nú 33:27, 28.)

Tobías
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: Bueno Es Jah.

1. Tobías, Antepasado de algunos desterrados de Jerusalén.
2. Tobías, Opositor de Nehemías.

1. Tobías, Antepasado de algunos desterrados que no pudieron demostrar su genealogía israelita a su regreso a Jerusalén. (Esd 2:1, 59, 60; Ne 7:61, 62.)

2. Tobías, Opositor de Nehemías. Tobías era “el siervo”, probablemente algún oficial, del rey persa. (Ne 2:19.) Tanto él como su hijo Jehohanán se casaron con mujeres judías. Tobías también estaba emparentado con el sumo sacerdote Eliasib, lo que le colocó en una posición que le permitía socavar la autoridad de Nehemías, pues muchos judíos admiraban a Tobías y hablaban bien de él. (Ne 6:17-19; 13:4; compárese con Ne 3:4; 7:6, 7, 10.)

Cuando Nehemías llegó a Jerusalén, Tobías y sus compañeros estaban disgustados debido a las perspectivas prometedoras de Israel. (Ne 2:9, 10.) Al principio se limitaron a mofarse de los judíos (Ne 2:19; 4:3), pero se encolerizaron mucho cuando la reconstrucción del muro progresó. Sin embargo, fracasaron sus diversas conspiraciones para exterminar a los judíos (Ne 4:7-9, 11, 14, 15) y para intentar que Nehemías violase la santidad del templo (Ne 6:1, 10-13). Incluso después que los muros se terminaron, Tobías trató de intimidar a Nehemías mediante su correspondencia con sus simpatizantes en Jerusalén. (Ne 6:16-19.) Justificadamente, por lo tanto, Nehemías pidió a Jehová que recordase las muchas maldades de Tobías y sus partidarios. (Ne 6:14.) La segunda vez que regresó de Babilonia, Nehemías halló un comedor en el patio del templo reservado para Tobías, pero inmediatamente sacó fuera sus pertenencias. (Ne 13:4-9.)

Evitemos las malas compañias - (20130815-Pg.4-§5,6-Foto)

Ucal
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: ------.

Persona a la que Agur dirigió las palabras registradas en Proverbios capítulo 30; puede que haya sido hijo o discípulo de Agur, aunque no se sabe nada más acerca de él. (Pr 30:1.)

Urbano
(Heb.: ------; Gr.: ------.)
Sinónimos: ------, ------.
Definición / Significado: del lat., significa: “Refinado; Elegante”.

Cristiano de Roma a quien Pablo envía saludos en su carta. (Ro 16:9.) El nombre se encuentra con cierta frecuencia en inscripciones pertenecientes a la casa de César, aunque nada se dice respecto a si este Urbano era sirviente de la casa imperial.